fbpx

¿error MÉDICO? Algo debe de cambiar en nuestros sistemas de salud

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Hace muchos años los tratamientos para la diabetes tipo 2 eran realmente escasos y con muchos efectos adversos. Esto ha ido cambiando en favor de medicamentos con menores efectos adversos, mejor función, facilidad de uso y hasta en dar ciertos beneficios a algunos órganos como lo son los riñones y el sistema cardiovascular. Ya he hablado sobre muchas de estas familias de medicamentos dando sus efectos beneficiosos, efectos adversos y qué cosas buenas y nuevas traen.

Está bien determinado y estipulado por diferentes guías internacionales en las que nos basamos los médicos para utilizar algunos de estos medicamentos en ciertos grupos de personas con factores de riesgo ya sean cardiovasculares y/o renales, pero a pesar de esto se sigue viendo que menos del 25% de las personas con diabetes tipo 2 utilizan este tipo de fármacos. Siendo los eventos cardiovasculares y las complicaciones renales algo que afecta mucho a los diabéticos, se esperaría que este porcentaje fuera mucho más alto. 

¿Por qué esto de la diabetes y prevención cardiovascular es importante? Esto es porque las personas con diabetes tipo 2 tienen un índice muy alto de mortalidad y de padecer enfermedades del corazón. Si vemos que esta es una de las complicaciones más frecuentes pues lo lógico sería que tanto los equipos de salud así como los mismos pacientes se centren mucho en disminuir este riesgo. 

La federación Internacional de Diabetes ha indicado que un 32% de los diabéticos tienen algún padecimiento cardiovascular y pese a este porcentaje importante, menos del 25% recibe alguno de los medicamentos para diabetes que entregue beneficios cardiovasculares.

Este porcentaje tan bajo va en contra de las recomendaciones que se realizan en las guías clínicas y prácticas recientes. En otro estudio llamado CAPTURE se logró encontrar que uno de cada 3 adultos diabéticos tipo 2 que consultaron en el 2019, ya había desarrollado una enfermedad cardiovascular y es que esto va más allá de los números y estadística. Esto significa más personas con discapacidades, significa un gasto muy significativo en neurólogos, cardiólogos, procedimientos especializados, secuelas en los pacientes y una disminución en la calidad de vida de cada persona.

Veamos algunos ejemplos:

Enfermedad Aterosclerótica en Diabetes tipo 2.

Si juntáramos a todos los diabéticos que tienen algún problema cardiovascular, se estima que el 90% tiene enfermedad aterosclerótica. Esto se refiere a los depósitos que se hacen en los vasos que son los famosos que pueden causar infartos. En este grupo específico de pacientes, se recomienda el uso de medicamentos de la familia GLP-1 para evitar complicaciones a este nivel, sin embargo, solo el 10% de estos pacientes los utilizan. El uso de la otra familia con beneficios cardiovasculares que vienen siendo los iSGLT2, sí tiene un porcentaje mayor pero todavía bajo siendo del 16%. Es contradictorio pero se sigue utilizando más la insulina y contrasta completamente con las guías tanto de la ADA como de la Sociedad Europea de Cardiología en donde se recomienda en estos pacientes utilizar fármacos con beneficios cardiovasculares. No es solo el nombre de un medicamento, son fármacos conocidos por disminuir los eventos cardiovasculares como por ejemplo infartos así como una disminución de la mortalidad en este grupo de pacientes por lo que se podría beneficiar la calidad de vida de estas personas y prolongarlas. 

Si nos vamos a los resultados de múltiples estudios realizados tanto en Europa como en América, vemos que todos han demostrado beneficios cardiovasculares a largo plazo a nivel cardiovascular con estas 2 familias de medicamentos. Los malo, o el problema que probablemente exista con estos fármacos es su precio, considerablemente más alto que el de muchos otros y también que algunos de estos son de uso inyectable, por lo que muchos pacientes no desean utilizarlos. No todos, pero sí muchos de estos. 

Si hay un problema con esto, como muchas veces lo es, va a ser el costo que involucran estos medicamentos para quienes los compran directamente en medicina privada y en cuanto a sistemas de seguridad social pues prefieren mantenerse con medicamentos más económicos. Eso es y será un problema siempre en muchos lugares, de hecho en lo que respecta a la seguridad social pues estas 2 familias de medicamentos en algunos países no se utilizan y aquí es donde se ve un gran problema que tenemos. Cuando no se cuenta con la facilidad de pagar ciertos medicamentos se tiene que ir a la seguridad social y muchas veces la misma institución de seguridad social por evitar ciertos gastos en medicamentos busca opciones más económicas, sin embargo, si se realiza de esta manera al que más se va a afectar va a ser al asegurado, esa persona que cotiza y paga mes a mes sus impuestos y seguros con la esperanza de estar recibiendo la mejor atención médica posible. Este es un tema que se debería de tocar en los diferentes países y en sus diferentes sistemas de salud pública para poder optar por esto ya que hay un claro beneficio en lo que es salud y disminución de la mortalidad.

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.